viernes, 8 de marzo de 2013

[PACD] La deuda de género

La expropiación del trabajo y del cuerpo de las mujeres
Convendría recordar que la situación de crisis que vivimos no sólo es económica y financiera, también es social, ecológica, alimentaria, de cuidados y de género. Por lo tanto convendría que tengamos muy presente que la situación actual es producto de un modelo económico que precariza la vida y que, en último término, como lo señala Amaia Pérez Orozco desde el ámbito de la economía ecofeminista, atenta contra la vida: «en un contexto en el que hay medios más que suficientes para garantizar unas condiciones de vida dignas, las vidas están continuamente amenazadas» (De vidas vivibles y producción imposible, 2012). De todas las crisis, los media sólo reflejan la crisis de la deuda, convirtiéndose ésta en un concepto cotidiano. Sin embargo, este concepto engloba una gran variedad de situaciones. Y también preceptos morales, como el casi obligatorio: una deuda siempre se debe saldar. Aunque no siempre sea así.
La más conocida es la deuda financiera, o sea, la deuda monetaria contraída con un banco por una familia, una empresa o un Estado. No obstante, existen otras deudas: la ecológica, la histórica, la de género. Al enarbolarlas, simbólicamente, visibilizan el hecho de que el capitalismo se desarrolla mediante el expolio y la explotación por parte de una minoría de la riqueza generada por la mayoría. Estas otras deudas no se pueden cuantificar y quizás no se podrán devolver jamás. Y a pesar de que son muy superiores a la deuda financiera, ni salen en los diarios ni se habla de ellas. Todavía son invisibles. Ante esta invisibilidad, hay muchas personas que luchan para que se tengan en cuenta, para que se reconozcan.
Una de estas deudas invisibles es la deuda de género, que es la que tiene la sociedad con las mujeres. Porque las mujeres son acreedoras, en particular, respecto al Estado y a las empresas, ya que son las que realizan el trabajo de cuidados que permite la reproducción de los trabajadores y trabajadoras. Aunque muchas mujeres tengan una doble jornada laboral, solamente se les reconoce una, la otra ni está socialmente reconocida ni es remunerada. Mientras vivamos en un patriarcado capitalista, la deuda con las mujeres no será reconocida ni, evidentemente, restituida.  

Le llaman deuda pero es patriarcado capitalista
A diferencia de lo que a menudo nos intentan hacer creer, la deuda que ahoga a los países de la periferia europea no responde a una elevada deuda pública, sino a la deuda privada. Sin embargo, durante los últimos años el rescate bancario produjo un aumento de la deuda pública, que llevó a la imposición de políticas antisociales que ahogaron la economía e hicieron disminuir los ingresos públicos. Por lo tanto, el aumento de la deuda pública es una consecuencia de la crisis y no su causa. El marco de todo esto es un modelo con mucho tiempo de funcionamiento, basado en la obtención del máximo beneficio. Su falsa premisa es el crecimiento ilimitado que ignora, de forma sistemática, las consecuencias que puede tener sobre la sostenibilidad y la vida.
En todas las sociedades, incluidas las más avanzadas con respecto a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, siempre las mujeres son la garantía del trabajo de cuidados y de reproducción, en un contexto de invisibilización y de desvalorización de su trabajo. Pero al capital le interesa mantener este statu quo para la división sexual del trabajo: la expropiación del trabajo y el tiempo de las mujeres maximiza su beneficio.
También la expropiación del cuerpo de las mujeres y su cosificación maximiza el beneficio de los que detentan el poder económico. La prostitución, la pornografía, el abuso de la cirugía estética, la utilización de la mujer como reclamo publicitario, y lo más grave, el tráfico de mujeres y niñas para su explotación sexual, son un claro ejemplo. En forma similar, el sistema patriarcal capitalista promueve el control del cuerpo de las mujeres con respecto a sus derechos sexuales y reproductivos. Con la excusa de defender la vida, se maquilla su verdadera intención que no es otra que la de obtener la sumisión de las mujeres, para garantizar la perpetuación de una mano de obra barata y consumista. No debemos olvidar que si no ejercemos el poder de decisión sobre nuestro propio cuerpo, ningún otro poder de decisión será posible.
Por otra parte, la desvalorización del trabajo reproductivo se refleja directamente en el mundo productivo. La lógica del crecimiento ilimitado, cara al capitalismo patriarcal, permitió en un momento determinado de necesidad la incorporación de las mujeres al mercado laboral, utilizándolas como mano de obra más barata y como pretexto para flexibilizar y precarizar aún más las condiciones laborales. La incorporación de las mujeres al mercado laboral no se tradujo en una menor dedicación al trabajo reproductivo.
La política de recortes del gasto público social ligada a un aumento de la demanda de cuidados (envejecimiento de la población, menores dependientes, trabajo doméstico…), la menor disponibilidad de mujeres debido a sus trabajos remunerados y al deseo de emancipación de muchas de ellas, junto a la falta de implicación de la gran mayoría de los hombres en las tareas de cuidados, entre otros factores, sacan a la luz del día la crisis de cuidados que se vive en Europa. Crisis en parte paliada por la contratación, en condiciones laborales más que precarias, de millones de mujeres extranjeras que dejaron sus países de origen, ya arruinados por las mismas políticas de ajustes estructurales, para trabajar en el cuidados de las familias europeas, dejando el cuidado de su propia familia en manos de otras mujeres. Como afirma Sandra Ezquerra: «La cadena transnacional de cuidados ha garantizado durante años la pervivencia del capitalismo patriarcal mientras que ha invisibilizado su naturaleza excluyente.» (Investigaciones feministas, vol. 2, 2011, pp. 175-194)
La crisis antes de la crisis
Por todo lo dicho, es necesario destacar que las mujeres ya estaban en crisis antes de la crisis. El reparto desigual del trabajo remunerado y del trabajo de cuidados tiene como consecuencia una menor tasa de actividad y de ocupación femenina. Antes de la crisis, las cifras del paro femenino duplicaban en muchas zonas las cifras del paro masculino.
Además, las mujeres reciben salarios más bajos y sufren una mayor precariedad laboral (temporalidad, contratos de tiempo parcial, acoso, subocupación, etc.). También tienen más dificultad en el acceso y la promoción en el mercado laboral, especialmente las mujeres jóvenes, cuestionadas en su papel productivo al encontrase en edad reproductiva, como señala Bibiana Medialdea (Ser joven no da los mismo, 2012).
Este panorama de crisis de género ha empeorado por los recortes y las políticas de empobrecimiento implantadas para poder hacer frente al rescate del quebrado sistema bancario. La desigualdad de género aumenta en una situación en la que, bajo el paraguas de la reforma constitucional, se prioriza el pago de la deuda por delante de la protección de los derechos y servicios sociales.
Pagar la deuda o cómo aumentar rápidamente la desigualdad de género
Las mujeres estaban en crisis antes de la crisis pero también sabemos que la crisis de la deuda ha servido para fortalecer el modelo patriarcal. La prioridad en el pago de los intereses de la deuda se decide, claramente, en detrimento de los gastos sociales. Además los recortes se concentran en sectores profesionales feminizados como la sanidad (-22%), la educación (-17 %), la igualdad (-42 %) y el bienestar social. En estos sectores, los recortes en dinero y los despidos afectan más a las mujeres, ya que son mayoría en el ámbito social. Este proceso de eliminación de servicios sociales sobrecarga a las mujeres con más trabajo de cuidados y reproducción.
El incumplimiento de la ley de dependencia junto a la reducción de ingresos familiares implica una reducción en la externalización del servicio de cuidados puesto que cada vez más mujeres asumen el de su propia familia. Al mismo tiempo, se aumenta el número de mujeres cuidadoras que dejan de recibir la prestación por ser responsables del cuidado de una persona dependiente.
Unas medidas fiscales como la congelación del salario mínimo, la reforma del IRPF, el aumento del IVA, el aplazamiento en la mejora de la pensión de viudedad y del permiso de paternidad, la congelación de las pensiones no contributivas dejan a las mujeres en una situación de mayor vulnerabilidad. Todas estas medidas afectan más a las que tienen menos y a las que se encargan principalmente del trabajo reproductivo no remunerado.
Las reformas laborales acaban de golpe con los avances producidos en los últimos años dentro de las políticas de igualdad de oportunidades en el trabajo. El aumento de la flexibilidad en los despidos, la posibilidad de negociación particular de las condiciones laborales y el retroceso en la regulación de las tareas domésticas son medidas, entre otras muchas, que no sólo limitan la capacidad de las mujeres para denunciar situaciones de desigualdad, sino que constituyen el caldo de cultivo de estas situaciones, en un contexto en el que el número de personas desempleadas llega ya a los seis millones.
Desde que comenzamos a escuchar la palabra deuda asistimos a una serie de decisiones que ratifican lo que se ha mencionado aquí: eliminación del ministerio de Igualdad, recortes en los presupuestos de igualdad (-42 %), recortes en las partidas destinadas a la atención integral de la violencia de género (-28 5). En todo el territorio del Estado español se produjo el despido de los Agentes para la Igualdad de Oportunidades, principalmente mujeres, la desaparición de los programas de igualdad de oportunidades en el trabajo, la eliminación de los servicios de atención y de ayuda a las mujeres víctimas de la violencia machista (casas de acogida, centros de emergencia, servicios municipales de información, etc.) y al incumplimiento de facto de la ley por la Igualdad efectiva de mujeres y hombres y la ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.
Con todo ello, se quiere transmitir a la población que se trata de políticas superfluas, que únicamente se pueden permitir en tiempos de bonanza económica. Sin embargo, estas políticas son más necesarias que nunca. O sea, que estamos asistiendo al desmantelamiento de los servicios y programas que sólo ponían un granito de arena en la lucha por la no vulneración de los derechos básicos, dado que los presupuestos de estos programas eran irrisorios.
Y no puede ser de otro modo puesto que el sistema capitalista lo necesita para continuar obteniendo beneficios y salir reforzado de la crisis. Se trata de profundizar en la ideología patriarcal y de volver al modelo único de familia: el nuclear que asegura la función de las mujeres como principales garantes del trabajo reproductivo, y además, de todo lo que el Estado deja de asumir en pro del pago de la deuda.
Por lo tanto, las políticas de austeridad no son neutrales con respecto al género.
¿Cómo salir del mal camino?
La Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas califica de inadmisible que «un Estado abandone los servicios públicos de manera que deje a su población en el caos y la anarquía simplemente para poder disponer del dinero para reembolsar a sus acreedores». En consecuencia, no sólo son ilegítimas las deudas contraídas para hacer frente al rescate del sistema bancario, sino que también son ilegítimos los pagos de la deuda que impliquen la vulneración de los derechos económicos, sociales y culturales de la población. Como ya hemos visto, para hacer frente al pago de una deuda que no es nuestra (la deuda privada) se está generando una deuda mayor con las mujeres, con las generaciones futuras, con las personas migrantes, con los mayores y con el medio ambiente.
La anulación de las deudas ilegítimas e impagables es una medida prioritaria pero no suficiente. La forma en la que se ha gestionado la crisis muestra que el patriarcado se mantiene como el fundamento de este capitalismo antisocial. Si no se producen cambios más profundos, el sistema continuará subsistiendo y reproduciendo unas dinámicas patriarcales. Por consiguiente es necesario un cambio de dirección desde la lógica del capital hacia la lógica de la vida. Y para eso hay que proclamar de manera contundente y constante que el conflicto no es exclusivamente entre el capital y el trabajo, sino también entre el capital y la sostenibilidad de la vida.
Es urgente encaminarnos sin vacilaciones hacia otro modelo económico que se base en que todas las personas gocen del pleno ejercicio de sus derechos, independientemente de su sexo de origen, y que tenga en cuenta la protección necesaria del ambiente. En este nuevo orden, adquiere una especial relevancia el reparto equitativo de todos los trabajos: remunerados o no remunerados.
Tenemos experiencias que provienen de la economía social y solidaria que demuestran que otro modelo económico es posible y necesario. Este es el camino que debemos seguir, sin perder de vista en ningún momento, con respecto al género, que ninguna medida que se ponga en marcha será neutra mientras exista la división sexual del trabajo, arraigada fuertemente en la valoración diferente de los trabajos productivos y reproductivos.

Comisión de género de la PACD. Publicado en el Setmanari Directa nº 308 el 6 de marzo de 2013 (en català a continuació)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada